familia

EL REGLAMENTO INTERNO DE EVALUACIÓN

La norma vigente establece que los establecimientos educacionales elaborarán un Reglamento Interno de Evaluación que complemente las disposiciones legales en esta materia. Esta decisión se enmarca en las políticas educacionales que sustenta el Ministerio de Educación en materia de descentralización y de flexibilidad para que las comunidades educativas puedan tomar decisiones que les permitan ofrecer un servicio educativo acorde con las características, intereses y necesidades de la población que atienden, generando estrategias específicas para resolver las situaciones de evaluación que de ellas se deriven. Por otra parte, este reglamento interno debe garantizar el respeto de los deberes y derechos de los alumnos que la Ley Nº 20370, General de Educación, establece.

Este Reglamento Interno es un documento técnico que guarda estrecha coherencia con el Proyecto Educativo Institucional, orienta el proceso evaluativo del establecimiento educacional, y debe asegurar a todos los alumnos los mismos deberes y derechos frente a la evaluación, calificación y promoción. Para su elaboración, se requiere que el equipo directivo cree las condiciones apropiadas para lograr la participación de toda la comunidad educativa y promueva una reflexión acerca del sentido e importancia de la evaluación, como un recurso para apoyar al aprendizaje de los alumnos.
Aspectos generales que también debe considerar el Reglamento Interno de Evaluación

La norma general establece la obligatoriedad de evaluar a todos los alumnos para lo que se utiliza una escala de notas de 1.0 a 7.0, con un decimal. Estas calificaciones se referirán solamente al nivel de logros de los aprendizajes esperados y lo nota mínima de aprobación es 4. Esta escala de nota es aplicable a todo el plan de estudio, incluidos los sectores optativos una vez que el alumno se ha incorporado a ellos.

El reglamento Interno, también deberá considerar procedimientos para evaluar a aquellos alumnos que no concurran a una evaluación fijada con anterioridad.

En este caso, resulta útil considerar que el rol de la evaluación es verificar el logro de aprendizajes y no sancionar comportamientos por lo que se recomienda establecer procedimientos para que, en un plazo prudente y de común acuerdo, se regularice la situación evaluativa del alumno.

Este reglamento, debe ser conocido por los alumnos por lo que se sugiere su redacción en términos comprensibles no solo para los profesionales de la educación sino también por los integrantes del Consejo escolar, los integrantes de la comunidad educativa y, en particular, por los alumnos del establecimiento.
Envíenos un comentario para este tema * Todo los campos son obligatorios