familia

Pequeño comentario sobre los recursos de protección interpuestos por los apoderados en contra de los colegios chilenos con ocasión del incumplimiento contractual producido por la pandemia

El dominio es la relación jurídica plena entre las personas y las cosas. En Chile se predica de las cosas corporales, y al correr del tiempo también se ha predicado, entre jueces y especialistas, de las cosas incorporales, como por ejemplo, de los derechos, o sea , el titular de un derecho que emana del dominio puede comportarse como dueño y señor de él. Así el titular de los derechos sobre acciones en una sociedad anónima las puede ceder o "arrendar" o legar, etc; del mismo modo también el arrendatario, con algunas formalidades, puede disponer los derechos personales que tiene sobre el arrendador . Ahora bien, en los contratos de prestación de servicios educacionales las partes se obligan en forma recíproca, naciendo el derecho correlativo para la contraria; en escueto, el colegio se obliga a prestar el servicio y el apoderado a pagar por él y adherirse a Proyecto Educativo Institucional. Los recursos de protección interpuestos hasta hoy por los apoderados se valen en sus argumentaciones que el servicio prestado no es el ofrecido y que por tanto se lesiona o se vulnera el derecho de propiedad que tiene el apoderado sobre su derecho a exigir la prestación del servicio educativo, de tal suerte que son los tribunales de justicia los llamados a restablecer el imperio del derecho, paralizar el pago de mensualidades y aquí lo extraño, y rebajar la mensualidad. ahora bien:

El recurso de protección no es para pedir rebajas del precio ya que es herramienta de emergencia que tiene como finalidad principal asegurar la protección del afectado, lo que debiera promover la Corte es las medidas adecuadas para ofrecer el servicio en los términos planteados en el contrato y no modificarlo.
El derecho garantizado por el derecho de propiedad del 19 Nº 24 de la Constitución Política de la República de Chile se refiere a los derechos que emanan del dominio, instituto privado de carácter patrimonial, ya sea personal o real. en este caso se incorpora la propiedad del apoderado lo que emana del contrato como obligación del colegio. Referido a esta situación queda por saber:
A. Si existe o no existe incumplimiento. Por que en Pandemia, agobiados por la vocación , los profesores han implementado el servicio, que no es el ofrecido, lógico, nunca lo ha sido por lo demás, entonces aquí la discusión, es una cuestión de derechos o de meras expectativas, lo que el apoderado entiende por "educación integral" en tiempos de paz y en tiempo de guerra es una interrogante para el sentenciador.

B. Si existe o no una acción ilegal o arbitraria. El incumplimiento es ilegal si es imputable al deudor y es arbitrario si es injusto. ¿Pero dónde esta la acción que produce el monoscabo? el intentar ofrecer el servicio en las condiciones posibles es una acción ilegal o arbitraria por parte del colegio que produce como consecuencia en menoscabo del derecho que le ha sido vulnerado al apoderado?

El fondo, el derecho a la educación no está amparado constitucionalmente en Chile, y por tanto, se recurre torcidamente al derecho de propiedad para proteger los derechos de primera necesidad en Chile, porque eso es la educación para mí, un derecho humano de primera necesidad, y hoy todos como sociedad le faltamos a nuestros hijos.
Por fin , El Estado administrador mira con vergüenza lo que como sociedad debimos resolver antes de llevarlo a tribunales, La SUPEREDUC entrega "orientaciones" para los colegios privados, por cuanto no tiene competencias para intervenir relaciones contractuales privadas. Tímidamente, el órgano administrativo en Chile que vela por el cumplimiento de la normativa educacional se refiere a la importancia de respetar la anualidad de las obligaciones.
Envíenos un comentario para este tema * Todo los campos son obligatorios